Bienestar

Limpieza energética con sal para liberarte de las malas vibras

Aprende a hacerte una buena limpieza energética con sal para decirle adiós a esas malas vibras que te persiguen y que no te dejan avanzar.

Si con frecuencia sientes que las cosas no te salen como te gustaría, tienes una sensación de pesadez sin razón aparente y te acongojas fácilmente sin motivo, tal vez es hora de que te hagas una limpieza energética, un proceso sencillo tras el cual podrás restaurar tus energías positivas y neutralizar las negativas.

¿Por qué hacerte una limpieza energética con sal?

La sal es un mineral que por siglos se ha utilizado para limpiar las energías, por ejemplo, es parte importante en el proceso de limpieza y recarga de objetos sanadores, como los cristales energéticos, los cuales deben pasar 24 horas sumergidos en agua con sal marina para quedar como nuevos.

Es por ello que la sal es un ingrediente fundamental para equilibrar tus energías, protegerte del mal de ojo, de la envidia y hasta de la magia negra; te contamos cómo puedes usarla en dos limpiezas energéticas, que seguro te serán de mucha utilidad: una para tu casa y otra para ti. ¡Toma nota!

Limpieza energética con sal marina para tu hogar

La próxima Luna Nueva, toma un puñado de sal marina y haz un círculo de protección alrededor de tu hogar, dejando escurrir un hilito de dicho mineral al piso en el sentido de las agujas del reloj; empieza por la parte de enfrente de tu casa, luego ve por los corredores muy cerca de los guardaescobas, la cocina, las habitaciones y termina poniendo un montoncito en la esquina más oculta de cada baño.

Foto de sales para baño

Tu cama es un lugar muy especial, pues es donde descansas, sueñas y amas, por eso equilibra las energías de tus sábanas, así: toma unos 100 gramos de sal marina y envuélvelos en un saquito de tela blanca; ciérralo con una lana roja y ponlo debajo de tu almohada. Cámbialo cada 15 días.

Limpieza energética con sal y vinagre para ti

Para purgar las malas enegías y recargarte con nuevas, hazte un baño con sal y vinagre. Necesitas:

  • Un puñado de sal gruesa
  • Una cucharada de vinagre blanco
  • Velas blancas
  • Un incienso con aroma cítrico

El primer paso es encender el incienso y la vela. Ubica la vela a tu derecha y el incienso a tu izquierda. Después, llena tu bañera con agua tibia (si no tienes bañera, no te preocupes, puedes hacerte este baño solo para tus pies y en un platón) y vierte allí la sal y el vinagre.

Foto de una mujer preparando un baño en la tina

Ahora entra tú (o tus pies) y relájate trayendo a tu mente imágenes que te traigan paz, como las olas del mar, la lluvia en el bosque o un río cristalino corriendo; permanece sumergida hasta que el agua empiece a resultar demasiado fría para ti. Al salir, notarás que te sientes renovada.

¿Qué opinas? Escribe lo que piensas en los comentarios de esta nota, ¡y compártela en tus redes sociales!

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button