Bienestar

3 técnicas de masaje facial para lucir un rostro hermoso y sano

Una buena sesión de masaje facial en casa o hecha con la ayuda de un experto, podría lograr que tu piel se vea rejuvenecida y limpia.

El rostro es una de esas partes del cuerpo que definen nuestra personalidad y actitud. Con el paso de los años y luego de exponer la piel a factores externos como los rayos UV, la polución y el viento, podremos notar que aparecen manchitas, acné, arrugas o pecas. Aunque entendemos que son cosas normales, la verdad es que siempre queremos tener la cara en el mejor estado y lucir radiantes todo el tiempo.

Si quieres aprender cómo preparar las mejores mascarillas para la cara con sábila y de paso, unos masajes caseros para recuperar la dermis entonces este artículo te va a interesar:

¿Qué es el masaje facial y sus beneficios?

Podemos decir que el masaje facial es una acción de efecto dermatológico que se realiza con movimientos delicados sobre el rostro. Estos, integran diferentes intensidades ya sea superficiales o profundas que permiten:
– Relajar y tonificar todos los músculos del rostro de manera activa.
– Mejorar la circulación sanguínea en la zona de la cara que elijas.
– Disminuir las líneas de expresión.
– Brindar un aspecto de piel rejuvenecido.

Foto de una mujer a la que le aplican crema en el rostro que muestra un masaje facial

Masajes para la cara: un tipo diferente para cada persona

No es que exista un solo tipo de masaje facial o que en todos los casos se use la misma técnica. Cada sesión debe tener una finalidad: definir el contorno, reducir la papada, eliminar líneas de expresión, etc. Por este motivo, existe una clasificación de algunos masajes que te explicamos a continuación para que escojas el que más se acomode a los beneficios que quieres obtener:

  • Masaje facial clásico: se hace con manipulaciones y movimientos manuales directas sobre el cutis del rostro, con diferentes grados de intensidad.
  • Drenaje linfático: permite con suaves movimientos estimular y mejorar las funciones del sistema linfático. Hace que se muevan los vasos de los tejidos del sistema circulatorio.
  • Reflexología: se realiza con presiones digitales en la cara y logra potenciar las funciones vitales del rostro como el fluido sanguíneo y la restauración de las células.
  • Preventivo: evita la aparición de arrugas, manchas y renueva los proceso de producción celular y eliminación de toxinas.
Foto de una mujer que recibe masaje en el rostro

Tomando como base los masajes relajantes que usan técnicas de deliberación de nudos y fluidez de los músculos, te queremos contar sobre 3 técnicas infalibles para mejorar el aspecto de tu rostro:

1. Masajeador facial manual

Un rodillo facial tiene la facultad de abrir los poros y destaparlos, a la vez que genera estímulos para la correcta circulación de la sangre por el rostro. Puedes realizar un masaje casero lavando tu rostro con un limpiador facial, secándolo posteriormente y luego pasando el rodillo con movimientos ascendentes y descendentes desde las mejillas y hasta el mentón. Este ejercicio se debería hacer a diario por cerca de 15 minutos. Finaliza esta rutina aplicando la crema protectora que más te guste.

Foto de una mujer haciendo un masaje facial

2. Masajeador facial automático

Los cepillos relajantes para la cara son una buena alternativa a la hora limpiar y reafirmar los tejidos. Aplica un poco de jabón líquido limpiador junto con agua en el cepillo para que haga espuma. Ahora, pásalo por las mejillas, nariz, barbilla y frente, con movimientos circulares que permitan limpiar estas zonas con mayor suciedad. Pon a tibiar un poco de agua y lava con esta tu rostro, secándolo con suaves toques. Finaliza aplicando una crema hidratante o sérum.

Foto de una mujer a la que le pasan un aparato por la cara de masajes

3. Masajes para la papada

También se pueden obtener efectos reductores con los masajes faciales. La papada es una de las zonas que más albergan grasas localizadas así que no te preocupes porque te tenemos la solución.

  • Lubrica tus manos con aceite e inicia estimulando suavemente los ganglios haciendo movimientos sutiles y circulares de arriba hacia abajo con la ayuda de las yemas de los dedos por unos treinta segundos.
  • Lleva los pulgares detrás de la barbilla y siguiendo todo el contorno de este hueso, presiona allí de manera delicada hacia arriba y adelante. Usando las yemas de los dedos, deslízate hasta la zona en que se une el maxilar al cráneo por el costado de las orejas. Con ayuda de cuatro dedos, haz un movimiento en forma descendente, con suavidad hasta las clavículas.  
  • Ubica tu pulgar derecho debajo de la barbilla. Realiza un movimiento de barrido hasta el otro lado de la barbilla. Haz esta acción al menos 5 veces yendo y volviendo por la barbilla.
  • Pon la yema de un pulgar detrás del hueso de la barbilla. Inicia a hacer presión por todo el contorno de la mandíbula como a manera de pinza con movimientos delicados en semicírculos integrando todo el contorno hasta la oreja.
Foto de una mujer tocando su rostro

Masajes para parálisis facial

Es una condición asociada a daños o inflamación de los nervios faciales que reciben las señales del cerebro a los músculos de la cara. Si has sufrido de este problema de salud, prueba realizando un masaje con ayuda de los labios haciendo movimientos desde dentro y hacia afuera con estiramientos prolongados. Otro tipo de masaje  eficaz puede ser el de hacer movimientos suaves, lentos y simétricos por cada zona de la cara, aplicando algo más de esfuerzo en el lado en el que has sufrido la parálisis.

Foto de la cara torcida de una mujer que revela un masaje facial

Recuerda que en Vibra también te mostramos todo sobre los masajes reductores de abdomen haciendo clic aquí.

¡Comparte esta nota con todos tus amigos en redes sociales y deja en los comentarios alguna técnica de masajes faciales que uses en casa!

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button